halloween-subjuntivo

¿Te horroriza el subjuntivo?

Apréndelo de forma fácil con este post sobre Halloween por parte de uno de nuestros profesores de español.

Se acerca Halloween y no podíamos dejar pasar la oportunidad de aprender un poco de español relacionando el uso del subjuntivo y esta fiesta temática.

Antes de nada, debemos especificar que Halloween es una fiesta anglosajona que nunca se ha celebrado tradicionalmente en España. No así el 1 de noviembre, día de Todos los Santos, que es festivo nacional y tenemos la costumbre de visitar los cementerios en familia para recordar a nuestros seres queridos. Sin embargo, ¿acaso hay algo más español que apuntarse a todas las fiestas?

Aunque en países como Estados Unidos la costumbre es disfrazarse con cualquier tipo de disfraz, hasta España ha llegado el significado más tradicional de la fiesta por lo que es normal que los españoles relacionemos la noche de Halloween con palabras como miedo, terror, brujas, demonios, calaveras, monstruos

Lo primero es recordar que la expresión más utilizada cuando estamos asustados es tengo miedo. Al igual que con hambre, sueño, calor, frío… usamos el verbo tener con algunas sensaciones físicas. Por ejemplo, cuando estoy solo en casa, viendo una película en el salón y se cae una sartén en la cocina, yo tengo miedo.

Por otro lado, cuando algo nos provoca miedo utilizamos el verbo dar. De este modo, a mí me dan miedo las arañas. Esta estructura, en cambio es parecida al verbo me gusta y solo cambia el verbo de tercera persona del singular a tercera persona del plural, dependiendo de lo que nos dé miedo. Por lo tanto, a mí me da miedo la oscuridad (singular) o me dan miedo los vampiros (plural). Sin embargo, también podemos querer expresar que una situación nos da miedo, para lo que necesitaremos un verbo, por ejemplo: me da miedo caminar solo por un cementerio de noche. Este verbo va en infinitivo porque la persona a la que se refieren ambos verbos es la misma (a mí me da miedo, yo camino). ¿Qué pasa entonces cuando los verbos no se refieren a la misma persona? Es entonces cuando debemos utilizar el subjuntivo: a mí me da miedo que una bruja se enfade y me lance una maldición desde su escoba (a mí me da miedo, la bruja se enfada y me lanza la maldición).

Hay muchas estructuras parecidas, con el verbo dar, como me da vergüenza o me da pena, o sin él, como me gusta, me molesta, me horroriza… pero todas ellas siguen la misma regla gramatical: si los verbos no se refieren a la misma persona, subjuntivo. Fácil, ¿no? Pues, a partir de ahora, ¡que no te dé miedo usar el subjuntivo!

PROFESOR SPANEASY
marketing2@spaneasylearning.com
No Comments

Post A Comment