puerta-del-sol-history

La historia de la Puerta del Sol

Por ser epicentro del ajetreo de la ciudad, lugar de partida de la Red de Carreteras del Estado, punto de encuentro de cualquier madrileño o escenario del cambio del año para miles de ellos, la Puerta del Sol parece ser para los madrileños el lugar donde todo empieza y acaba. Sin duda, un lugar con mucha historia para contar desde el siglo XV, por el que merece la pena contaros lo que fue y lo que hoy día es esta plaza.

Seis siglos atrás la Puerta del Sol no era el lugar que hoy concebimos como centro de la ciudad, entonces su nombre si representaba de forma literal lo que era. La ciudad de Madrid se encontraba rodeada por una cerca y en efecto, se encontraba uno de los accesos a la ciudad en el que el sol que adornaba su puerta era la razón a la que debe su nombre. Fue el crecimiento de la ciudad extramuros lo que convirtió este lugar en una plaza céntrica proclive para el encuentro.

La construcción de la Real Casa de Correos en el siglo XVIII y el derribo de dos de los conventos que participaban del espacio de la zona en el XIX propiciaron la fisonomía de lo que actualmente es la Puerta del Sol.

La Casa de Correos es el edificio más representativo del lugar, en el que se encuentra la torrecilla con el reloj y el campanario frente al que a final de año se concentran miles de personas para celebrar el año nuevo. Hubo numerosos relojes que coparon la fachada desde el 1855 –cuando se añade la construcción del templete al edificio- , cuyo mal funcionamiento provocaba estragos en unos ciudadanos que dependían de este. Finalmente, se encontró el reloj idóneo en 1866, el cual todavía permanece en su lugar.

El edificio, con varios cambios a lo largo del tiempo, ha desarrollado siempre actividades políticas, siendo en la actualidad sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Esto ha provocado que desde siglos atrás hasta el pasado más reciente se haya convertido en emplazamiento habitual para diferentes revueltas y manifestaciones, como es el caso de las concentraciones y acampadas que se mantuvieron durante meses desde mayo de 2011.

Otro de los factores que generan la circulación permanente de peatones entrando y saliendo de la plaza es la estación de Sol, por la que pasa el Metro desde el año 1919 y el Cercanías Renfe desde el 2009, lo que facilita la llegada de personas de todas partes de Madrid y localidades de toda la Comunidad al mismo corazón de la ciudad.

También existen varios detalles a tener en cuenta en lo referido a simbología representativa de la ciudad. Uno de ellos es la Estatua del Oso y el Madroño. La imagen del escudo del Ayuntamiento de Madrid se decidió significar para orgullo de los madrileños en pleno centro en el 1967. Tras algún cambio de emplazamiento dentro de la plaza, actualmente ocupa el sitio que se planeó de origen (a muy pocos metros de nuestra escuela Spaneasy).

Por su parte, el letrero luminoso de ‘El Tío Pepe’, que hoy día se puede ver sobre el edificio que situado frente a la Casa de Correos, para los madrileños no es un cartel publicitario más. Este neón de una marca de vinos se encuentra en la Puerta del Sol desde 1935, y en él podemos ver la simpática imagen de una botella de vino con forma corpórea a la que se incorpora la vestimenta de un guitarrista flamenco, que generó cariño en los ciudadanos hacia él. Recientemente, estuvo bajo amenaza de desaparecer del espacio de la ciudad, pero se acabó preservando por la reivindicación de los madrileños.

Principalmente por estos motivos, es muy interesante pasar por la Puerta del Sol con los ojos bien abiertos, siempre encontrarás algo que te llamará la atención de la plaza insignia de la ciudad. Por eso, te preguntamos ¿qué es lo que más te gusta de la Puerta del Sol? Cuéntanoslo en los comentarios.

PROFESOR SPANEASY
marketing2@spaneasylearning.com
2 Comments

Post A Comment