¿Llevar o traer? ¿Ir o venir?

Cuatro verbos de movimiento que te traerán de cabeza

¡Hola, spaneasiers! Bienvenidos y bienvenidas a una entrada más del blog el Cuaderno de Amanda. Espero que estéis aprendiendo mucho español gracias a estas pequeñas explicaciones que os presento cada semana. Hoy vamos a trabajar cuatro verbos de movimiento que traen de cabeza a muchos estudiantes. Estas son las típicas palabras que demuestran tu control sobre el idioma y que, si no las usas bien, pueden ponerte en una situación incómoda por un malentendido. ¡Vamos a verlos!

Para entender estos cuatro verbos de movimiento es importante saber en qué lugar está la persona que habla ya que este punto será el punto de referencia para elegir uno u otro. Vamos a empezar con los verbos ir y venir. Pongamos un ejemplo. En la foto que tenemos a continuación podemos ver una conversación entre dos amigos. La persona 1 está en el punto A y la persona 2 está en el punto B. La persona 2 es la que se mueve hasta el punto A, por esa razón usa el verbo ir ya que va a cambiar su posición actual. Sin embargo, la persona  1 no cambiará su posición y quiere saber cuándo llegará la persona 2 al punto en el que ella se encuentra. Por esta razón usa el verbo venir, porque la persona 1 está esperando en el punto en el que se encontrarán ambas.

Veamos otro ejemplo. Mi hermana está en Barcelona y yo estoy en Madrid.

 

  • Yo (en Madrid): ¿Cómo vienes  a Madrid: en tren, en bus o en coche?
  • Mi hermana (en Barcelona): Creo que iré en tren porque es más barato.

 

El verbo ir, por lo tanto, indica un cambio de posición de la persona que habla, mientras que el verbo venir no indica cambio de posición de la persona que habla, sino de la persona con la que se habla.

Esta misma explicación podríamos usarlas con los verbos llevar y traer. En el caso de estos verbos no solo es la persona la que sufre el movimiento, sino que también el objeto que tiene con ella. Si nos fijamos en el ejemplo de la imagen, podemos ver cómo la persona  1 es la que está esperando en el punto de encuentro mientras que la persona 2 es la que sufre el movimiento y la que tiene la botella de vino.

Vamos a pensar en otra situación posible. En mi trabajo me piden un documento importante que en este momento tengo en casa.

 

  • Mi jefa (está en la oficina): ¿Cuándo puedes traer el documento?
  • Yo (estoy en la oficina también): Puedo traerlo mañana, si quieres.

 

Como podéis ver, en este caso estamos usando el mismo verbo porque las dos estamos en el mismo lugar y, en este caso, no hay movimiento.

 

¡Y esto es todo por hoy! Ya sabéis que esto conlleva mucha práctica y error, así que os animamos a escribir en los comentarios algunas frases más que se os ocurran para ver si son correctas. Yo estaré encantada de responderlas.

 

Si quieres seguir leyendo cosas sobre verbos te dejo un par de entradas más. La primera es sobre los verbos ser y estar y la segunda sobre algunos consejos para usar el modo imperativo .

¡Hasta pronto!

Nuestras redes sociales:

Botón Cuaderno de Amanda (Youtube)
Botón Cuaderno de Amanda (Twitter)