ay hay ahi diferencias

Diferencias entre hay, ahí y ay

 

¡Hola, Spaneasiers! Una de las dudas que más surgen durante nuestras clases en Spaneasy es la diferencia entre ahí, hay y ay. A pesar de que sean fonéticamente iguales, su significado es completamente diferente. En español es bastante común encontrar este tipo de palabras y su confusión va en aumento si se usan en la misma frase. Para ello es imprescindible hacer uso de la entonación que ayudará al interlocutor a precisar el significado en consonancia con el contexto en el que se encuentre la conversación.

Si estás estudiando en los primeros niveles de español puedes encontrarte con que todavía no eres capaz de diferenciar su uso. Conocer cuál es la diferencia ortográfica es crucial de cara a no cometer graves errores durante la redacción. A continuación, te explicamos las diferencias entre hay, ahí y ay:

 

Hay

Al contrario que en las demás, esta palabra empieza por “h” y corresponde al verbo haber. Se trata de una forma impersonal que se utiliza a la hora de expresar la existencia de algo. En este caso, el golpe de voz recae sobre la “a”.

Por ejemplo:

  • En esta clase hay 6 personas de 6 nacionalidades distintas.
  • No hay leche en la nevera. Hay que comprarla.
  • No hay entradas para el concierto.

 

Ahí

Se trata de un adverbio de lugar que se usa cuando se quiere expresar una distancia media entre personas o cosas. Ya que para señalar una distancia lejana se usaría allí, y para indicar cercanía usamos aquí. Al tratarse de una palabra aguda, el golpe de voz recae en la “i”.

Ejemplos:

  • Dejé mi libro ahí pero ahora no lo encuentro.
  • Aquí tengo el teléfono pero si quieres hablar vas a tener que ir ahí.
  • Normalmente trabajo allí, pero si lo prefieres puedo ponerme ahí para estar más cerca.

 

Ay

Estamos frente a una interjección que se utiliza cuando expresamos sorpresa, queja o dolor, temor, amenaza o suspiro. Suele ir acompañada de signos de exclamación. Se pronuncia de igual forma que hay, pero tiene una entonación exclamativa durante las conversaciones.

Por ejemplo:

  • ¡Ay, qué calor! Con estas temperaturas no se puede salir de casa.
  • ¡Ay, qué pena! Con lo que había estudiado para el examen y he suspendido.
  • ¡Ay, qué susto! No te había oído entrar en casa.

 

 

Ahora que ya lo tenéis más claro, por fin vas a poder entender mejor las conversaciones. Es vuestro turno para ponerlo en practica y seguir mejorando.

¡Hasta la próxima, Spaneasiers!

PROFESOR SPANEASY
marketing2@spaneasylearning.com
1 Comment

Post A Comment